miércoles, 25 de enero de 2017

Mantra de protección


Protege la alegría de dulce asombro, de la coincidencia nunca sentida, del compartir  gozoso, del hablar, del buen vino, de las risas, las caricias, de este encuentro, que puede ser efímero o eterno, pero que vale la pena vivirlo el tiempo que dure.

Protege corazón muralla, este dulce sentir, esta pasión intensa pero pausada, protégelo de los escepticismo, las envidias, las lenguas viperinas, las miradas de recelo, los fantasmas de heridas pasadas, de los recuerdos truculentos de la memoria.

Protege la alegría de la ilusión de los aires fríos que a veces aparecen en el corazón, de los silencios y los egoísmos, de las medias verdades y las medias mentiras, de los soliloquios de mis miedos.

Protege la ilusión que va floreciendo, como almendro en primavera. Amuralla este hermosa alegría que la ilusión provoca.